domingo, 9 de octubre de 2011

Reseña de la primera presentación de La malcriada


Porque hay que ser fidedignos con la fecha, el lugar y el horario voy a decir que La Malcriada de tu Lengua dio su primera presentación el día miércoles 5 de octubre a las 21 hs. en Lapacheta Cultural, lindo y mágico espacio adormilado en la calle sarmiento 1490. Las luces tenues invitaban a pasar a saborear deseos. Pero la cosa, como es sabido, nunca empieza acá.
La Malcriada y su compañera Cecilia Mil proponían una lectura de poemas eróticos performáticos, con música, videos y actuación. El cabaret iba a ser su cuna, y el público lapachetiano las esperaba curioso de lo que podía llegar a suceder.
Caminando por sarmiento y pensando en el rouge que quedó en el auto de un amigo falso y que seguramente se lo robó para pintar a su payasita, se dirigían a presentar el cabaret sin rouge, las chicas querían revolucionar lo absurdo. En Lapacheta las mesas dispuestas ordenadamente pirando el escenario rojo y amarillo las recibían, "acá me desordenás todo que sino no me combinan las medias red. El camarín está al fondo. Vamos a comprar unos palitos de agua, bien de malcriadas".
Una vez metidas y con sus palitos en el camarín no salieron hasta que las mesas estuvieran todas ocupadas. Música jazz de fondo, mucho vino, algún que otro wisky y fernet. Rosita la más diosa de las diosas servía a la gente y tenía a las corridas a la querida cocinera de Lapacheta y a una de sus dueñas que detrás de la barra anotaba las comandas apresurada. Dale nena dos porrones a aquella, el de pelito corto una pizza y maní para acá, sí sí la chiquita de rojo pidió empanadas y una copa de vino.
La maravillosa Luchi cigarra manager cobraba las entradas detrás de una mesa llena de lentejuelas violetas y rosas ofreciendo los libros de La malcriada que luego se agotarían y que parte del público se quedaría con ganas de comprar - (por suerte pudieron pedirlo por facebook y aprovechamos para decirles que sus ejemplares están en Lapacheta reservados con sus respectivos nombres).
Ahora seguimos con la historia... con tacos punzantes y queriendo hacer bulla las protagonistas invadieron el salón, el escenario las esperaba pero había que hacerlo desear un poco. Con libros en la mano entre la gente comenzaron a recitar poemas eróticos, Catulo, Girondo, Anais Nin, Sade, y para poner el moño kitsch de la noche Corín Tellado (el cabaret nunca la olvida).
Cecilia Mil con un cuadro en la mano y arriba de la mesa leía Catulo mientras La malcriada esperaba su turno sobre la barra para gritar palabras de Sade.
Alguien del público pregunta: ¿Que vas a hacer con esta lengua que no es tuya?
La malcriada responde: Poesía.
Las protagonistas desaparecen y un video se proyecta en el telón del cabaret. Labios flotantes de La malcriada leen Un aleph, poema que engendró este blog y este proyecto.
Finalmente La malcriada y su compañera vuelven a aparecer, Ceci Mil la chica de los monólogos tira lentejuelas, hace una intervención sensual con su zapato inspirada en la lectura... La malcriada le corta el mambo señalandole con el micrófono en su teta que debe continuar (aún no sabemos si realmente le cortó el mambo).
El público se ríe, aplaude, interviene...
La lectura finaliza y las poetas saludan, La malcriada agarra el micrófono por última vez y agradece la cantidad de gente que ha venido a pagar por un espectáculo de poesía y explica "nos cuesta muchísimo a los que hacemos poesía y que damos espectáculo con esto hacerle entender a la gente que es un trabajo, los poetas no vivimos de empanadas de aire y bifes de viento, ustedes hoy defendieron uno de los derechos que también tienen los poetas: el derecho al trabajo".
La ovación del público confirmó la lucha, los libros se vendieron todos y siguen vendiéndose por internet.
Por supuesto que la noche siguió pero hasta aquí la historia.
La malcriada que suscribe invita a que el público que estuvo comente y complete estas palabras y agradece a todos por estar, por leerla, por esperar y participar de la próxima fiesta de poesía erótica...
Hasta la próxima!
LM

No hay comentarios:

Publicar un comentario